Actividades al aire libre y acceso al interior de Islandia

¿Cuáles son los derechos y las obligaciones de quienes recorren Islandia? La Ley islandesa de conservación de la naturaleza regula las actividades al aire libre y las normas de conducta. Estipula que toda persona tiene derecho a recorrer el país y a disfrutar de su naturaleza, siempre que el viajero sea ordenado y cuidadoso para no deteriorar o afectar de manera alguna los recursos naturales.

Está permitido recorrer terrenos privados no cultivados sin solicitar permiso especial alguno, aunque los propietarios de las tierras pueden limitar los recorridos mediante carteles u otros tipos de señalización. Los terrenos pertenecientes al Estado, tales como zonas de conservación y bosques, están abiertos a todos con muy pocas excepciones. Entre éstas se incluyen —sin limitación— el acceso durante las temporadas de cría o durante períodos sensibles de crecimiento.

Hay varias razones por las que los terrenos se pueden catalogar como “áreas de conservación”. Las reglamentaciones —como, por ejemplo, las relativas a la caza y la pesca o al tránsito— difieren entre las distintas zonas, por lo que resulta necesario que los viajeros se pongan al tanto de la situación de cada zona en particular. Siga el código de conservación y obedezca a los guardabosques.

Hay quienes buscan paz y tranquilidad en las zonas rurales, mientras que otros buscan aventura y emociones. A medida que aumenta el flujo de viajeros, se incrementa la probabilidad de que los caminos de los distintos grupos se entrecrucen. Sea considerado durante su viaje y tolerante en cuanto a las necesidades de los demás, evitándose así problemas innecesarios.

Conducta

Cuando se viaja por el interior, resulta especialmente importante evitar actos desconsiderados. En particular, se debe tener presente que los daños provocados a las rocas y a las formaciones del suelo no se van a poder reparar jamás. En muchas zonas, la vegetación es sensible y el suelo es escabroso, poco firme y se forman surcos con facilidad. Reparar el daño que se le produce a las plantas lleva mucho tiempo, dado que el período de crecimiento anual en Islandia es reducido. El viento y la lluvia pueden hacer que esas cicatrices empeoren.

Cuando abandone un lugar en el que haya hecho una parada, déjelo en las condiciones en las que le gustaría encontrarlo y llévese la basura de vuelta a la zona urbana. Por favor, respete la propiedad privada, cruce las alambradas con cuidado y cierre las barreras después de atravesarlas. Evite molestar a los animales y no se les aproxime sin necesidad. Si viaja con su perro, sea considerado con los demás animales y con las personas, controlándolo en todo momento.

Al volante

No conduzca fuera de la ruta o del camino. Los vehículos motorizados pueden dejar marcas que duran generaciones. Está prohibido conducir fuera de las rutas o caminos, a menos que el suelo esté congelado y cubierto de nieve. Consulte información adicional bajo “Cómo conducir en Islandia”.

Excursionismo

Está permitido caminar sobre la tierra no cultivada. No obstante, evite tomar atajos pasando por zonas, praderas y terrenos privados alambrados. Cuando los haya, siga los senderos ya marcados. Éstos le ayudarán a que el viaje sea más seguro, a la vez que permitirán reducir el desgaste y el deterioro de elementos naturales sensibles.
Los propietarios no pueden impedir el paso de caminantes por las riberas de los ríos, lagos y el océano, ni por caminos y senderos. Debería haber una barrera o similar próxima a todo obstáculo.

El uso de lagos y ríos requiere el permiso de quienes detentan los derechos. A menudo, las riberas de los ríos, la orilla de los lagos, las playas y las islas son zonas importantes para la vida salvaje y es importante recorrerlas con cuidado.

Ciclismo

Los ciclistas deben seguir las rutas y los senderos para bicicletas cuando los haya. Hay senderos que no son aptos para el tránsito de bicicletas y, en esos casos, su paso está restringido.

Equitación

Quienes cabalgan, deben seguir los caminos de herraduras, cuando los haya. Cuando cabalgue fuera de los senderos, tenga consideración con la tierra. Cuando se cabalga con una manada de caballos, se deben tomar precauciones especiales para mantenerlos bajo control. Lleve pienso cuando vaya a cabalgar por las zonas montañosas. Cuando acampe por la noche en zonas desérticas, elija lugares donde haya cuadras u otros recintos para sus caballos.

Pesca

Los permisos para pescar son emitidos por el titular de los derechos de pesca, habitualmente el propietario del terreno, un club de pescadores o una asociación de granjeros. Esto se aplica tanto a ríos como a lagos y zonas costeras. No pesque a menos que haya obtenido de antemano la licencia o el permiso apropiados.
Quienes tienen permiso para cazar pueden hacerlo en terrenos que no sean de propiedad privada. No obstante, en propiedades privadas, se debe obtener un permiso oficial para cazar emitido por el propietario. Los permisos de caza de algunas especies se encuentran restringidos durante ciertas épocas del año.

Acampada

Está permitido acampar con un máximo de tres tiendas, sobre tierra no cultivada, durante una sola noche y siempre que el propietario no haya señalizado el lugar indicando lo contrario. No obstante, siempre que estén disponibles, quienes deseen acampar deben hacerlo en los lugares destinados a este propósito. No acampe cerca de granjas sin tener permiso. Si se trata de un grupo con más de tres tiendas, se debe solicitar el permiso del propietario antes de instalar el campamento fuera de las zonas asignadas para este fin.

Recolección de plantas silvestres comestibles

Está permitido recoger bayas, setas, algas y otras plantas para su consumo inmediato en terrenos públicos y en praderas de tierras altas. Su recolección en terrenos de propiedad privada requiere el permiso del propietario. Tenga presente que hay algunas especies de plantas que crecen en forma silvestre en Islandia y que están protegidas, por lo que no se las puede cortar ni alterar de manera alguna.

En resumen, nuestra naturaleza de fama mundial está abierta para que usted la disfrute
Sin embargo, tenga presente que gran parte de la naturaleza es excepcionalmente frágil. Si la tratamos con cuidado, va a seguir siendo una fuente de placer y de delicia para nosotros y para innumerables generaciones venideras.

El código del viajero

1. Deje el campamento o el lugar del picnic como le gustaría encontrarlo.
2. Jamás entierre basura ni la deje tirada.
3. Nunca encienda fogatas en tierra con vegetación.
4. Nunca quite piedras ni construya hitos.
5. Mantenga limpias las aguas y proteja los manantiales y las charcas.
6. No le haga daño a la vegetación.
7. No moleste a la fauna.
8. Nunca deteriore las formaciones geológicas.
9. Respete la tranquilidad de la campiña.
10. Nunca conduzca fuera de las rutas.
11. Manténgase dentro de los senderos marcados cuando así se le solicite.
12. Respete las reglas de conservación y las instrucciones de las autoridades de control.

Tenga presentes estas reglas cuando viaje por Islandia, de manera que los demás puedan también disfrutar de la belleza de una naturaleza que no ha perdido su encanto.