Energía y relax en la capital de Islandia

Reikiavik, moldeada por las energías de la Tierra, rebosante de la energía de una capital cosmopolita, rodeada por la pura e impoluta energía de la naturaleza, es una ciudad de llamativos contrastes, donde se ven casitas de láminas de hierro ondulado, acurrucadas junto a futuristas edificios de cristal, donde se encuentran instalaciones de última tecnología a tiro de piedra de escabrosos terrenos volcánicos y donde las influencias internacionales se ezclan con las tradiciones nacionales islandesas, creando una cultura singular en una simbiosis de lo antiguo y lo nuevo.

Sean cuales sean sus intereses, Reikiavik tiene algo que ofrecerle. Tanto si busca la ajetreada energía de una ciudad cosmopolita, como la vibrante energía termal de la tierra bajo sus pies, o la tranquila y verde energía del paisaje que rodea la ciudad, la visita a Reikiavik promete ser memorable. Un buen modo de experimentar la energía pura de Reikiavik es acudir a alguno de los numerosos balnearios o piscinas de la ciudad. Allí podrá disfrutar de un baño, o de un saludable remojón en las pozas calientes.

Las piscinas públicas son parte del modo de vida de los ciudadanos de la capital y un lugar idóneo para conocer a los islandeses. Mientras toma un relajante baño de burbujas, podrá ponerse al día en política islandesa, estar al tanto de la predicción meteorológica o recibir algunos consejos acerca de cómo aprovechar su estancia en la isla. No hay mejor manera de tomarle el pulso a la ciudad.

La magnífica naturaleza que rodea Reikiavik convierte a esta ciudad en única para los más aventureros, que pueden escoger entre un amplio número de actividades. La pesca del salmón, una partida de golf a medianoche, navegación, escalada, caminatas por el glaciar, excursiones a caballo o el avistamiento de ballenas forman parte del atractivo de la capital y pueden realizarse en excursiones de un solo día, con tiempo para estar de vuelta en la ciudad para la cena.

Reikiavik se enorgullece de tener una excelente gama de restaurantes de calidad, renombrados por su cocina creativa y sus frescos ingredientes locales. No deje de probar el marisco, la ternera o la caza que encontrará en el menú; le sorprenderán.

Para una ciudad de su tamaño –Reikiavik tiene alrededor de 190.000 habitantes–, la capital también presume de contar con un excelente elenco de hoteles de lujo y tiendas exclusivas y de diseño. Además, tiene fama de ser una de las ciudades más «calientes», gracias a su vibrante vida musical y famosa movida nocturna.

Los museos, galerías y teatros de la capital ofrecen al visitante un arte sofisticado, desde las tendencias más vanguardistas hasta las históricas y tradicionales. Festivales anuales, exposiciones especiales y producciones escénicas completan el atractivo calendario cultural.Tanto si usted busca la manera de recargar las pilas a través de un poco de diversión vibrante, como si desea gozar de un tranquilo respiro, la capital de Islandia puede ser la sorprendente respuesta.

www.visitreykjavik.is

Major towns

Reykjavík.

Regional airports

Reykjavík Airport.

Major attractions

Culture, nightlife, geothermal bathing, museums, City Hall, Hallgrímskirkja church, Harpa, Höfði, Imagine Peace Tower, Mount Esja, The Pearl, and Viðey Island.

Otra Regiones

El Oeste

En el Oeste y los Fiordos del Oeste se palpa la historia geológica de Islandia, desde su creación, hace 15–16 millones de años, hasta la colonización en el s. IX, cuando la actividad volcánica cesó en la zona. Las rocas más antiguas están en Kögur y las más jóvenes al fondo de Borgarfjörður.

Leer más

Fiordos del Oeste

Aún más al norte, se encuentran los Fiordos del Oeste, la región más salvaje y menos poblada del país, a excepción del centro. Su acantilados verticales como el Látrabjarg (444 m.) —el “Finisterre” de Europa— y el Hornbjarg (534 m.) quitan el aliento. Impresionante de contemplar es el salto de Dynjandi cuyas aguas parecen lamer el flanco de la montaña.

Leer más

El Norte de Islandia

Acogedoras comarcas, montañas espectaculares, islas frente a las costas y una tierra viva hacen del Norte de Islandia un mundo único. Al oeste los volcanes hace tiempo terminaron su cometido y desde la desaparición de los glaciares las corrientes fluviales han moldeado un paisaje de contornos suaves, atravesado por ríos salmoneros.

Leer más