Infinita diversidad

En el Oeste y los Fiordos del Oeste se palpa la historia geológica de Islandia, desde su creación, hace 15–16 millones de años, hasta la colonización en el s. IX, cuando la actividad volcánica cesó en la zona. Las rocas más antiguas están en Kögur y las más jóvenes al fondo de Borgarfjörður. Esta historia se refleja en la diversidad paisajística, con toda clase de volcanes y geotermia, desde fuentes de agua mineral hasta el géiser más caudaloso de Europa, el Deildartunguhver. Uno de los lugares que mejor evidencian el vulcanismo es Snæfellsnes, con su mítico Snæfells-jökull y su parque nacional, enmarcado en un municipio de Turismo Sostenible, certificado por el Green Globe 21.

Las fuerzas que van demoliendo la tierra, los ríos y los glaciares, también han dejado sus huellas en el paisaje, como en Breiðafjörður, con sus incontables islas, o en los Fiordos del Oeste, al principio una elevada meseta y hoy recortada por fiordos y valles. También atrae la ecología, sobre todo la gran variedad de aves. Breiðafjörður es el paraíso de los ornitólogos, y en los Fiordos hay los tres mayores acantilados de aves de Europa: el mayor es Látrabjarg, la última atalaya hacia el oeste.

El Oeste y Breiðafjörður, bastante poblados desde la colonización, son el marco de muchas de las sagas que extienden su acción hasta los Fiordos; hechos recordados en Reykholt, la granja de Snorri Stuluson; en el pueblo de Borgarnes, con su Centro de la Colonización, donde los visitantes pueden ver dos exposiciones con audioguía: una sobre la colonización de Islandia y la otra sobre Egill Skallagrímsson, uno de los personajes más interesantes de la época de la colonización. Otro lugar que merece una visita es Eiríksstaðir, el hogar de Eric el Rojo donde supuestamente nació su hijo, Leif el Afortunado, quien descubrió América en el año mil, 500 años antes que Colón.

Últimamente han surgido nuevos núcleos de población en Borgarfjörður, p. ej. alrededor de dos universidades: la de Ciencias Empresariales de Bifröst y la de Ciencias Agropecuarias de Hvanneyri.

Por la poca tierra cultivable de los Fiordos, fueron los caladeros cercanos los que atrajeron a la gente. Hoy día la despoblación ha dejado grandes zonas deshabitadas. Hornstrandir es la más conocida. La historia socio-económica se puede apreciar no sólo en museos como el Museo del Mar de Ósvör, en Bolungarvík, o el Museo Comarcal y del Mar, en Ísafjörður, sino en excursiones a pie organizadas.

Agentes turísticos de la zona participan en tres programas europeos: el Sagaland, de desarrollo turístico en los países con herencia vikinga; el NORCE, creación de una red de sitios del patrimonio cultural en la costas de las regiones periféricas del norte; y de ecoturismo.

Antaño, por el aislamiento de la zona, se extendió la creencia en lo oculto y la brujería, sobre todo en Hornstrandir, que fue precisamente la región que más sufrió la caza de brujas que se desató en Islandia en el s. XVII; sucesos recordados en la Exposición de la Brujería y la Magia, en Hólmavík.

www.west.is

Major towns

Akranes, Borgarnes and Stykkishólmur

Regional airports

None

Major attractions

Barnafoss Waterfall, Borg, Djúpalónssandur, Eldborg crater, Flatey Island, Glymur Waterfall, Hellnar, Laxness museum, Reykholt, Snæfellsjökull National Park, Akrafjall Mountain, Akranes lighthouse, Hraunfossar, Deildartunguhver, Grábrók Crater, Arnarsstapi, Krikjufell, Guðrúnarlaug, Eiríksstaðir and Djúpalónssandur

More info

www.west.is

otra regiones

El Sur

En ninguna parte como en Reykjanes y Þingvellir queda tan patente cómo las placas continentales de Eurasia y América se alejan la una de la otra, unos 2 cm. al año.

Leer más

El Oeste

En el Oeste y los Fiordos del Oeste se palpa la historia geológica de Islandia, desde su creación, hace 15–16 millones de años, hasta la colonización en el s. IX, cuando la actividad volcánica cesó en la zona. Las rocas más antiguas están en Kögur y las más jóvenes al fondo de Borgarfjörður.

Leer más

El Norte de Islandia

Acogedoras comarcas, montañas espectaculares, islas frente a las costas y una tierra viva hacen del Norte de Islandia un mundo único. Al oeste los volcanes hace tiempo terminaron su cometido y desde la desaparición de los glaciares las corrientes fluviales han moldeado un paisaje de contornos suaves, atravesado por ríos salmoneros.

Leer más