Hablando de lugares que parecen de otro mundo, Islandia ha aparecido con frecuencia en la famosa serie de HBO Juego de tronos. Las escenas rodadas al norte del Muro se graban habitualmente en Islandia, aunque la naturaleza islandesa también puede verse en otras partes de Poniente.

«Quería rodar en Islandia desde que estuve aquí por primera vez en la década de los noventa. Este país tiene algunos de los paisajes más extraordinarios y estimulantes del planeta», afirma el director Darren Aronofsky, cuya épica historia del hombre que construyó el arca, Noé (2014), se rodó en Islandia. Sin embargo, Aronofsky no es el único. Hace tiempo que un gran número de cineastas se han sentido atraídos por el país, inspirados por su belleza, sus largos días con luz solar y los variados paisajes que permiten crear distintos mundos, en una distancia relativamente corta.

Mucha gente recordará la película Banderas de nuestros padres (2006), el épico drama de Clint Eastwood ambientado en la II Guerra Mundial que muestra un bando de la batalla por Iwo Jima, y a los hombres que pasaron a la posteridad en una de las fotografías bélicas más icónicas de nuestros tiempos. La película se rodó casi por completo en la península de Reykjanes. Otro ejemplo es La vida secreta de Walter Mitty (2013), de Ben Stiller, película rodada en gran parte en Islandia y en la que aparecen escenas rodadas en Islandia, aunque ambientadas en Groenlandia, Afganistán y el Himalaya (y también Islandia, claro).

Una parte de las aventuras de Lara Croft en Tomb Raider (2001) tenían lugar en Siberia, pero en realidad se rodaron en la laguna glacial Jökulsárlón, que representaba la tundra helada. Asimismo, James Bond participó en una persecución de coches épica por la superficie helada de la misma laguna en Muere otro día (2002). No deja de ser interesante que en la misma laguna se rodaran las escenas iniciales de Panorama para matar (1985), en la que Bond hacía gala de sus dotes de esquiador en una espectacular huida de los rusos malos. En 2005, un Bruce Wayne harapiento viajaba a Bután para entrenarse con su mentor y posteriormente archivillano Ra’s al Ghul y la Liga de las Sombras, en la película Batman Begins de Christopher Nolan. Como habrás adivinado, estas escenas se rodaron en Islandia. La gran pelea tuvo lugar exactamente en la misma laguna glacial.

Mientras otros superhéroes, como Juez Dredd (1995) y Thor (El mundo oscuro, 2013) también han rodado en Islandia, las escenas inspiradas en otros mundos se han usado de manera muy creativa en el género de la ciencia ficción para reproducir otros planetas y una Tierra apocalíptica. Prometheus (2013), la precuela de Ridley Scott a la franquicia de Alien, se filmó en gran parte en Islandia y la fascinante escena inicial se rodó en la cascada Dettifoss. En Oblivion, Tom Cruise corría por las arenas negras del interior islandés, que representaban Nueva Inglaterra tras una guerra nuclear. Algunas escenas de Interstellar (2014) y Star Trek: En la oscuridad (2013) también se rodaron en Islandia.

Y hablando de lugares que parecen de otro mundo, Islandia ha aparecido con frecuencia en la famosa serie de HBO Juego de tronos. Las escenas rodadas al norte del Muro se graban habitualmente en Islandia, aunque la naturaleza islandesa también puede verse en otras partes de Poniente. Y no es solo la naturaleza islandesa la que ha aparecido en la serie. Tanto el grupo islandés Sigur Rós, como el concursante de El hombre más fuerte del mundo Hafthór Björnsson, también han formado parte del reparto.

Los visitantes interesados en el tema, pueden viajar por el país y visitar escenas familiares que se han recogido en un mapa en www.filminiceland.com.